Aquel agosto no empezó muy caluroso, pero mi cabeza hervía buscando una solución para mi falta de ingresos. La crisis me estaba pegando fuerte y no pasaba de trabajos temporales, mal remunerados y, no pocas veces, sin dar de alta. La cosa es que me desperté de buen humor. Resulta que, el día anterior, me... Leer más →

Hay oficios, como el de camarero o peluquero, en los que es indispensable intuir si al cliente le apetece mantener una conversación o no. El camarero que me tocó en gracia esta mañana no disponía de dicha cualidad. Entre comentarios sobre el tiempo, la liga de fútbol y la política del país, no conseguí beber... Leer más →

Ha llegado el momento, Susi me acaba de ordenar que limpie los cristales de la fachada. Es el momento más esperado del día. Ese y, después, limpiar la sala. Tengo un trabajo basura, inseguro y mal pagado, para una cadena de restaurantes de comida también basura, cerca del Santiago Bernabéu. Los compañeros son lo mejor... Leer más →

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑