«Ida» (Paweł Pawlikowski, 2013)

Anna (Agata Trzebuchowska), una joven novicia llama a la puerta. Su madre superiora quiere tratar un asunto privado con ella. Pasa, se sienta y escucha con atención. Se trata de un consejo o, más bien, una orden. Antes de tomar los votos, ha de visitar a la hermana de su madre, Wanda (Agata Kulesza), su única familia, una desconocida, y juntas indagar sobre su pasado, los padres de Anna, las circunstancias que rodearon su desaparición, su origen cultural y, de paso, disfrutar del exterior quizá por última vez…

Anna, la sobrina, es callada, reposada, humilde, educada y tímida. Wanda, la tía, es cínica, habladora, bebedora, atormentada y muy dada a los placeres de la carne. Una está cegada por la fe y la otra por el rencor. Y ambas tienen un origen común que descubrirán en un viaje hacia sus orígenes.

Paweł Pawlikowski es un director polaco afincado en Inglaterra desde su adolescencia. Allí ha rodado sus cuatro anteriores películas, pero sintió la necesidad de volver a su país para contar una historia ambientada en los paisajes de su infancia.

“Ida” es un ejemplo claro, como pocos, de simbiosis entre forma y fondo.

Se trata de una historia ambientada en los años sesenta, en la Polonia comunista y católica, traumatizada por el horror nazi y marcada aún por la revancha, pero mirando ya, aunque tímidamente, a la efervescencia exterior. Las dos protagonistas también son opuestas en caracteres e ideales. Pero, a pesar de ello, conviven en un equilibrio fundado en la ternura y la extrañeza mutuas.

Formalmente, toda la película se basa en la contención, la parquedad y la sugerencia. Pawlikowski no consiente en mostrarnos un detalle, explicación o emoción de más. Tan sólo abandona la quietud de la cámara un par de veces, lo que confiere a los movimientos un valor emocional más allá de lo que cabría esperar aislados del resto del film, que refleja perfectamente el momento histórico y vital en el que se mueven los personajes.

Incidiendo en la coherencia formal, el director decide rodar la película en blanco y negro por dos motivos. El primero, por necesidades expresivas. ¿Porque qué mejor manera de retratar una realidad gris que con la ausencia de color? Y el segundo, por la intención de asemejarse a las películas polacas de aquella época, así como por su admiración por Andrzej Wajda, y los primeros Polanski y Godard. Para aumentar esa sensación de película realizada en aquella época, Pawlikowski rodó “Ida” en la relación de aspecto casi cuadrada de 4:3, cuyas proporciones se utilizaban desde el cine mudo hasta que fueron perdieron, poco a poco, su uso habitual entre los años cincuenta y sesenta.

Siguiendo con las razones de la forma, no podemos dejar de fijarnos en la belleza de sus imágenes. Unas imágenes cercanas a lo pictórico, que reflejan una cierta melancolía y devastación moral, y que, compositivamente, dejan un insólito aire por encima de los personajes, arrinconándolos en las partes inferiores del plano, con una intencionalidad que sospecho no es meramente estética. No obstante, la belleza estática de las imágenes o su potencia expresiva, alcanzan su objetivo sólo mediante su montaje, o mezcla de las mismas, en un orden y ritmo concretos. Un ritmo reposado y un orden de montaje y duración de los planos que consigue algunas de las elipsis más elegantes que he visto en mucho tiempo.

Al leer esto, podrán imaginarse que “Ida” es una película exigente y estarán en lo cierto. Si les toca en suerte un vecino espectador de esos que consideran un servicio público expresar a grito pelado su opinión negativa sobre la película que están viendo, y que no concibe que los demás tengamos una opinión distinta, quizá les malogre una experiencia delicada y frágil, que requiere una disposición, una compañía y un estado de ánimo concretos.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: