El lobo de Wall Street (Martin Scorsese, 2013)

El lobo de Wall Street” es una película dirigida por Martin Scorsese, con un guión escrito por Terence Winter, basado en el libro de memorias de Jordan Belfort del mismo título. Los protagonistas son Leonardo DiCaprio, Jonah Hill, Margon Robie, Matthew McConaughey, etc. El director de fotografía es Rodrigo Prieto. El montaje, como es habitual desde el principio de la carrera de Scorsese, corre a cargo de Thelma Schoonmaker. Y la música original está compuesta por Howard Shore.

El lobo de Wall Street” es la historia de Jordan Belfort (Leonardo DiCaprio), un joven que comienza a trabajar como agente de bolsa en Nueva York. Jordan Belfort sólo tiene un objetivo: ganar todo el dinero que pueda, a costa de lo que sea.

En los últimos años, hemos visto unas cuantas películas que tratan sobre personas que han influido notablemente en la formación de lo que es el mundo actual. “El lobo de Wall Street” es la más arriesgada.

La red Social” (David Fincher, 2010) es un buen ejemplo y una magnífica película. Cuenta la vida de Mark Zuckerberg, un muchacho que creó la red social más famosa que existe: Facebook.

También se han estrenado filmes sobre la vida de Steve Jobs, un tipo que se sacó de la manga una de las empresas tecnológicas más célebres que se conocen: Apple Inc.

-“Jobs” (Joshua Michael Stern, 2013) es un película más bien discreta.

-“Steve Jobs” (Danny Boyle, 2015), sin embargo, eleva considerablemente el listón. Entre otras cosas porque el guión corre a cargo de Aaron Sorkin, el mismo guionista de “La red social”.

-También podemos ver la vida de Nelson Mandela, el hombre que luchó contra el “aparheid“ de Sudáfrica. “Mandela: del mito al hombre” (Justin Chadwick, 2013) e “Invictus” (Clint Eastwood, 2009).

Estas películas narran la vida de personas que, con sus luces y sombras, crearon algo que, en su esencia, podría considerarse como positivo, por lo que la posibilidad de empatía y admiración hacia los protagonistas no parte de cero.

En el caso de “El lobo de Wall Street” estamos ante una persona como Jordan Belfort que, no sólo no ha construido, sino que ha destruido, estafado y se ha meado en todo lo que no fuera él o sus colegas. ¿Y qué interés puede tener su historia? Pues el interés de arrojar un poco de luz sobre las razones que nos han llevado a esta crisis tan puñetera. ¿Pero cómo aguantas tres horas con un protagonista tan abiertamente negativo? Sencillamente con el asombro.

Se ha dicho que “El lobo de Wall Street” es obscena, malhablada, viciosa e inmoral. Y Scorsese debe
sonreír aliviado ante tales consideraciones, ya que las ha recibido siempre que ha acertado de lleno. Y es que el método de Scorsese no es hacer juicios de valor, ni intentar convencer al espectador de quién es el malo, como harían cineastas tan notables como Oliver Stone o Ken Loach. Scorsese no pretende explicar con tecnicismos los tejemanejes que nos llevaron a esta situación. Su estrategia siempre ha sido la de explicar un hecho social, mediante el carácter de unos personajes concretos y, en cierto modo, secundarios,  que vivieron en el meollo. Así lo hizo en obras maestras como “Uno de los nuestros” (“Goodfellas”, 1990) o “Casino” (1995), donde veíamos a los mafiosos comportándose con naturalidad y explicándose sin tapujos.

Martin Scorsese con Jonah hillNosotros, como espectadores, vemos unos hechos, como en la vida real, y juzgamos según nuestros valores, y nos sentimos atraídos en unos momentos, y repelidos en otros. Scorsese se niega a hacer ese trabajo por nosotros. Ni si quiera se corta un pelo con la elección de los actores. La tendencia natural sería poner a un actor feo y desagradable para interpretar a un personaje negativo que, además, sería el antagonista de un personaje positivo. Eso no va con el tío Marty. Su honestidad a la hora de mostrar los hechos podría considerarse peligrosa, ya que muchos espectadores podrían sentirse atraídos por unos comportamientos tan deleznables a la vez que divertidos, interpretados por un tipo tan molón como Leonardo DiCaprio. Pero, por suerte, Scorsese no ha tenido nunca esas preocupaciones, y siempre nos ha tratado como personas adultas.

Lo diré ya. Si Scorsese sólo ha hecho películas buenas, grandes u obras maestras, “El lobo de Wall Street” pertenece a la última categoría. Estamos ante una película histórica de la que se seguirá hablando durante mucho tiempo. Parte de culpa la tiene el guionista Terence Winter, creador de la teleserie “Boardwalk Empire”, nada menos, y uno de las guionistas habituales de “Los Soprano”, ahí es nada. No obstante, el estilo narrativo es el que caracteriza a su director: “voice over”, o la mal llamada voz en off, elipsis vertiginosas, movimientos de cámara, montaje a toda pastilla… En fin, pura excitación… puro cine.

jonah-hill-y-leo-desmadreLa pareja DiCaprio-Jonah Hill se lleva la palma con unas interpretaciones desmadradas, acordes con las barbaridades que hacen a lo largo del film. Esta fue una de tantas veces que Leo pudo ganar el Oscar de Hollywood con total merecimiento, al igual que Jonah Hill.

Y para terminar, podéis ver las declaraciones del director Martin Scorsese sobre la película y el personaje en cuestión.

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: